="margin-top:40px;"

About
Alias: 7th o Dios
Lugar: On The Way Home Earth
"This is really happening! Happening"


TagBoard

Otros Blogs
¿Quieres ver tu Blog aqui?
Ash Cities
My Sister's Lair
El Dios de las Cosas Perdidas
White Plums In A Rain of Blood
The Rite of the Spring
Rock Lee
Jay Is Games
Kickin' Nekos


Visiones Previas
Lápíz y Papel
Mi Viaje
Reseña de Animación: "FLCL"
Project Blue: Earth SOS
Fix The Sky A Little
Blackout
Reseña de Historieta: "Marvel Comics' CIvil War"
Spin
Videojuegos: Donde comienza el arte, se limita el ...
Dos notas cinematográficas breves.

Archivo
2005-01

2005-10

2005-11

2005-12

2006-03

2006-04

2006-05

2006-08

2006-09

2006-10

2006-11

2006-12

2007-01

2007-03


Guide for the Wired
IMDB
Pitchfork Media
AniPages Dialy
Noir Film
Gaming-Age Forum
Jolly Roger Fansubs
Anim-Arte
Blade Runner Movie
Koji Morimoto
Manga Screener
The Progressive Animation Review
Deviant Art
Radiohead
Rotten Tomatoes Forums
Foros DZ
RadioBlog Club

 Bitacoras.com

10 agosto 2006

Corría

Corría velozmente, como si me persiguiera la misma muerte. Atravesaba las calles sin detenerme a contemplar a mis alrededores, sorteaba los automóviles y creaba mareas de caos por donde pasaba. La energía se desbordaba de mi interior. Como una bomba en plena explosión o un volcán en erupción. Corría por el acto mismo del correr. Para liberar los demonios de mi existencia, la perversión de mi persona. Corría porque necesitaba correr. Era una salvación y un condena. Por mi voluntad y contra mi voluntad. Corría para vivir. Corría para morir. ¿Porque corría? No tengo idea, pero lo hacía. Adelante y sin mirar atrás. Aún con el corazón palpitándome a mil por hora no me detendría. El dolor y sufrimiento eran lo que menos me importaban, la sensación que me impulsaba a correr era mucho más poderosa. Como si el mismo infierno ardiera en mi interior. Como si los relámpagos de los dioses del cielo electrocutarán mi corazón. Las personas me evadían, me volteaban a ver por segundos antes de desaparecer tras el menor parpadeo.

Entonces, deje de sentir mis piernas. Había llegado a un estado de consciencia superior y avanzaba por pura inercia; como un mismo ser con el mundo que me rodea. Ahora flotaba en un universo de tranquilidad. Podía escuchar melodiosas armonías a mi alrededor. Melodías que me levantaban sin esfuerzo. Veía los edificios a mi alrededor sin preocuparme de la dirección. Estaba en un trance místico, casi sagrado. Había alcanzado el nirvana. Había alcanzado el paraíso. Me había fundido con el universo. ¿Seguía corriendo? Mi mente ya no pensaba claramente, y apreciaba despreocupado los bólidos que estaban a centímetros de quitarme la vida. Escuchaba una voz de la nada. Una voz que me hablaba en idiomas que desconocía. Cantaba en balbuceos rítmicos y me guiaba. Me guiaba sin objetivo alguno. Avanzaba por avanzar. Percusión. Un buen riff de una guitarra eléctrica. Se me erizaba la piel. ¿Seguía corriendo? La voz etérea continuaba llamándome. ¿Aun corría?

Redoble de tambor. Sentía placer en mi corazón. Una calma indescriptible se apodero de mi alma. ¿Aún corría? El mismo cántico se repetía en la lejanía. ¿Venia de adelante o de atrás? La guitarra lloraba. Lloraba por mi alma. Lloraba por la tierra. Lloraba por la realidad. ¿Y yo? Seguía corriendo. Hacia la nada. Hacia el todo. La voz ruge y tras un alarido final: silencio. La nada. El todo. Sentía a mis venas reventarse de la presión, ahora dejaba un rastro de sangre en mi camino. Mi cuerpo se caía a pedazos. En el fondo una ominosa canción era cantada por una nueva voz. Recitaba indescriptibles oraciones. Indescifrables silabas. Pero aún en la falta de entendimiento me transmitía sus sensaciones. Un triste adiós. Un alegre hola. ¿Aún corría? ¿Aún vivía? No se callaba. La voz no hacia silencio y me forzaba a seguir avanzando. A continuar mi travesía a la perdición. Quería estallar. Dejar atrás la existencia física. Despojarme de las ataduras y volar. ¿Seguiría corriendo?


Esuchando Ahora: "Zazen Bo" de Zazen Boys



Septimo 5:44 p. m. 2 Comentarios